La Feria de Saquisilí: Comercio y multicolor cultural

 

Amanece un nuevo día jueves, parecería ser igual a todos los demás, sin embargo el movimiento inicia desde muy temprano en horas de la madrugada, hay mayor flujo de vehículos que llegan llenos de vistosos colores como el arcoíris, gente que camina en forma apresurada como si un evento especial estaría por empezar y turistas que anhelan presenciar una de las ferias más grandes del país.

Distribuida en ocho recintos feriales, la tradicional Feria de Saquisilí de jueves, entra en funcionamiento con toda su capacidad, por lo que con su imaginación le invitamos a conocer un poco sobre esta expresión de concentración de cultura.En sus inmediaciones se observa múltiples camionetas que transportan, el esfuerzo laborioso de miles de agricultores, artesanos, empresarios y emprendedores, concentrados en los diferentes artículos que van desde alimentos, vestimenta, muebles, artesanías, tejidos, animales, enseres para el hogar y más; todo indica que está por iniciar la maravillosa Feria de Saquisilí, que más allá de concentrar el comercio, históricamente aglutina una colorida expresión folclórica como parte de la cultura de nuestro Ecuador profundo.

Al norte de la ciudad está la plaza 18 de Octubre, aquí se expenden toda clase de vestimenta como tejidos, alfombras, gorras, etc. Esta plaza es muy colorida porque es un conglomerado cultural en donde se expenden muestras representativas de artesanías y textiles de Otavalo, Cotacachi, Tigua y otros lugares. Los ponchos, gorras, bufandas, guantes son los productos más apetecidos por los turistas, quienes hacen sus compras para los viajes turísticos al volcán Cotopaxi o al nevado Los Ilinizas; cuyas prendas se caracterizan por su combinación armónica de colores y textura en lana de oveja y alpaca.

Además se expenden collares, manillas hechas a base de mullos generalmente utilizados por indígenas de la zona, encontramos joyas en plata muchas de ellas de procedencia cuencana con figuras indígenas y a nuestra antigua moneda ecuatoriana (el Sucre). Aquí encontramos a los famosos "cosedores" quienes colocan sus máquinas de coser en los bordes de la plaza y ponen su oficio al servicio del público, zurciendo o confeccionando prendas de vestir. Se han convertido en una atracción particular para el turista extranjero.

Por: Margarita Donoso. | Leer más...